Tokio, tecnología y tradición de la mano

Ya no recuerdo cuantos días llevo en Tokio, entre salir y volver un par de veces se pierde la noción del tiempo, lo que sí recuerdo a la perfección es la forma en que recorrí parte de esta gran ciudad.

Después de pasar mis primeros días en Nippori (y donde al final también será el punto de salida), me fui a algo más central. El destino y también los precios me llevaron a Shinjuku, a un lugar cercano a la estación del mismo nombre, estación que se conoce por ser la más transitada en el mundo (alrededor de unas 3 millones de personas circulan diariamente por ella). En este lugar se encuentran rascacielos, grandes tiendas y como no, templos.

Shinjuku destaca por su agitada vida nocturna, en Kabukichô tenemos muchos bares, restaurantes y donde se ubica el barrio rojo de Tokio. Y también hay templos, donde destaca el santuario Hanazono, dedicado al dios shinto Inari (mi favorito).

También en los alrededores tenemos el Shinjuku-Gyoen, un gran parque con bosques y una explanada de puro pasto, donde se acostumbra venir a relajarse o hacer picnic (se paga una entrada, pero es un coste mínimo)

Yo estuve quedándome en un sector que se llama Nishi-Shinjuku, donde se encuentran los mayores rascacielos de la zona.

Al usar este sector como base, uno se puede desplazar fácilmente a varios de los sectores populares de Tokio, como es el caso de Shibuya. Distrito que destaca en el área de entretenimiento y de las tiendas de moda.

En la zona norte de Shibuya se encuentra Dôgenzaka, donde se encuentran muchos clubes nocturnos y “love hotels” (moteles en buen chileno).

Shibuya se extiende hasta toparse con Harajuku, zona donde se reúnen las subculturas (lolitas, decora, ganguro y un largo etc.) y que al igual que en Shibuya, la moda tiene una presencia importante.

En esta zona también se encuentran algunos sitios que atraen mucho turista, el parque Yoyogi y el santuario Meiji, lugar dedicado a los espíritus del Emperador Meiji y su esposa, la Emperatriz Shokên.

En el corazón de Tokio se encuentra el barrio de Chiyoda, donde se encuentra el Palacio Imperial. En el sector se encuentran principalmente instituciones gubernamentales, la estación de metro de Tokio, el Nippon Budokan (lugar donde se realizan las principales competiciones de judo y donde se presentaron grupos como The Beatles y Deep Purple) y el santuario Yasukuni, lugar donde se veneran los caídos en guerra.

La última de las zonas que visité fue Asakusa, donde se encuentra Senso-ji, famoso por ser el templo más antiguo de Tokio, al lado de este templo se encuentra una pagoda que no pude ver porque estaba en reparaciones y la taparon xD. El otro gran atractivo es la Torre Skytree, que se construyó para reemplazar la función de la Torre de Tokio como antena de televisión y radiodifusión, ya que al quedar entre grandes edificios no podía dar cobertura digital completa a la ciudad.

Revisando el mapa de Tokio, me faltaron un montón de lugares que visitar, pero ya siento que para mí fue mucho por ahora, me siento más cómodo en estos momentos cerca de la naturaleza. Y ojo, que comparándola con Santiago, Tokio tiene un montón de áreas verdes dignas de imitar. Quizás más adelante vuelvo por estos lados, quién sabe.

Anuncios

Un comentario en “Tokio, tecnología y tradición de la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s