Mis días en Osaka, del amor al odio un paso.

Todos mis planes indicaban que partiría hacia el norte de Japón, pero de a poco estos planes se fueron desmoronando. Trás la cancelación de mis host de Coushsurfing y la imposibilidad de encontrar otro, fui perdiendo las ganas de viajar en esa dirección. Dificultad de conseguir hospedaje, los altos precios en estos y el transporte me hicieron buscar otras opciones. En una de mis ahora habituales búsquedas en Skyscanner di con unos pasajes a muy buen precio hacia Osaka, no lo pensé demasiado y los compré inmediatamente. La posibilidad de asistir a un segundo concierto de Ayumi Hamasaki estaba ahí y no iba a desaprovecharla.

Voy a ser bastante directo y decir altiro que Osaka no me gustó demasiado, a algunas amigas les encantó pero a mi me costó encontrarle algo de mi gusto. Puede ser que no me acompañó demasiado el clima, vez que salía se ponía a llover y que no fui a los Estudios Universal ni al acuario, dos visitas obligatorias para la mayoría que visita la ciudad.

Paseando por la ciudad, fueron pocas las cosas que me llamaron la atención, una de ellas fue el Abeno Harukas, con sus 60 pisos y su mirador Harukas 300, se lleva el primer lugar en los edificios más altos de Japón.

No muy lejos de ahí de encuentra el Shitennô-ji, templo budista que fue reconstruido en los 60s. El príncipe Shotoku encargó su construcción a arquitectos coreanos en el año 593, cuando el budismo no era muy popular en tierras niponas.

Creo que en cada parte del mundo tiene que haber algún lugar para uno y para mí en Osaka fue el distrito Shinsekai, en muchos lados se dice que es el peor barrio de Japón pero a mi me encantó. Cines con películas de yakuzas y samurais, cines para adulto, muchos lugares de comida barata y una estética futurista kitsch, hicieron de este mi mejor paseo por las calles de la ciudad. La construcción símbolo del lugar es el Tsûtenkaku, que a mi me recordaba un poco a Mazinger Z por su forma.

Aproveché el día del concierto para hacer dos recorridos, primero un paseo diurno para conocer el Castillo de Osaka que se encuentra en el mismo parque donde se realizaría el concierto. El castillo tiene una participación importante en la historia de Japón, construido por el clan Toyotomi, el castillo fue asediado por las fuerzas del clan Tokugawa tras vencer en la Batalla de Sekigahara, después de un asedio de seis meses el castillo es tomado y significó la desaparición del clan Toyotomi. Años más tarde, sería usado como base militar en la Reconstrucción Meiji.

Una vez finalizado el concierto y ya de noche me dirigí a Dotonbori, para ver los grandes carteles iluminados de la zona. En esta parte fue donde nuevamente le fui perdiendo cariño a la ciudad, ya que no facilita el viaje a los que nos gusta recorrer las ciudades a pie. Muy poca información en la calle hicieron que me perdiera y ya cuando estaba a punto de tirar la toalla, de suerte me encontré en la zona. Después de algunas vueltas, pasé a comer algo y de vuelta a la casa a descansar.

Ahora que escribo las últimas lineas de esta entrada, me doy cuenta que Osaka me gustó más de lo que inicialmente tenía en mi mente y lo que me decepcionó fueron otras ciudades cercanas, las cuales visité entre medio de los días que pasé en Osaka. Ese será el tema que trataré en mi siguiente post.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s